LAS CELEBRACIONES Y EL RETIRO
DE LA INICIACIÓN CRISTIANA DE ADULTOS
"EL SEÑOR NOS LLAMA A VIVIR CON ÉL
" 1


Las celebraciones

El Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos, además de la celebración de los Sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía, presenta también todos los ritos del Catecumenado. Siguiendo sus orientaciones y acogiendo las posibilidades de adaptación que el propio RICA señala, este programa catequístico contempla las siguientes celebraciones, distribuidas según las respectivas etapas, tal como se aprecia en el siguiente recuadro:


Durante el desarrollo del Catecumenado, se ofrecen al Catequista breves reseñas de las celebraciones, para favorecer su presentación a los catecúmenos cuando se acerque el tiempo de su realización, excepto en aquellas donde su sentido esté dado por el contexto en el que se realiza (por ejemplo la tercera unción) o por el programa completo (como los Sacramentos de Iniciación).

Conviene tener presentes algunos criterios y normas relativas a las celebraciones contempladas para el Catecumenado.

1. El Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos contempla la posibilidad de que los obispos confíen a los catequistas la facultad de realizar exorcismos, y también la posibilidad de que realicen bendiciones, sin embargo, no contempla esa misma posibilidad para las Unciones. Por ello éstas deben ser presididas por un Ministro ordenado.

2. Ya que este programa incorpora entre sus destinatarios a aquellos adultos que celebraron el Bautismo, pero que no han recibido los sacramentos de la Confirmación y/o la Eucaristía. O incluso también a aquellos que, habiendo recibido los Sacramentos de Iniciación, no están suficientemente evangelizados, conviene distinguir aquellos ritos litúrgicos que sí pueden recibir los adultos ya bautizados y aquellos que no. Así:

  • Todos pueden participar en las celebraciones de la Palabra.
  • Todos pueden participar en las «entregas» de la Palabra de Dios, del Padre Nuestro y del Símbolo de la fe (Credo).
  • No conviene que los bautizados celebren un rito de acogida en el Catecumenado, pues no se están integrando por primera vez a la comunidad ya que ya han sido introducidos en ella por el Bautismo. Sí pueden participar del rito junto al resto de la comunidad de catequesis en el cual se podría, por ejemplo entregarles el signo de la cruz, mediante el cual se exprese que no se están integrando por primera vez, sino confirmando su deseo de vincularse más fuertemente a Jesucristo y a la vida y misión de la Iglesia.
  • Los bautizados no celebran el rito del «Effetá», pues ya tienen el derecho a orar y alabar al Señor en virtud de su bautismo; aunque participan en las Unciones, no son ungidos, porque estas celebraciones se relacionan directamente con el Bautismo; tampoco utilizan la vestidura blanca. El texto completo de las celebraciones, tal como están señaladas en el Rica, se encuentra disponible en www.inpas.cl/catecumenado.

El Retiro final del Catecumenado

El Objetivo del Retiro es hacer una “memoria agradecida” de lo que han vivido los catecúmenos a lo largo del tiempo de la Catequesis, antes de la celebración de los Sacramentos de la Iniciación.

Dada la proximidad de la celebración de los Sacramentos es también una buena ocasión para preparar esta celebración y, al mismo tiempo, realizar los ritos inmediatamente preparatorios:

  • Recitación del Símbolo de la fe (Credo);
  • Effetá;
  • Imposición del nombre cristiano.

La celebración de estos ritos está propuesta para el final del Retiro.

Se aconseja un día completo de Retiro, en lo posible, el sábado anterior al Bautismo, es decir, el sábado previo al Domingo de Ramos. Para quienes renuevan el Bautismo, el Retiro es una ocasión para celebrar el Sacramento del Perdón que, con razón, en la antigüedad llamaban “el segundo Bautismo”.

A continuación pueden encontrarse todas las celebraciones del programa tal como aparecen desarrolladas en el Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos.

1 Material elaborado por el Instituto Pastoral Apóstol Santiago para la difusión del Programa de Iniciación Cristiana de Adultos "El Señor nos llama a vivir con Él". Disponible en www.inpas.cl/catecumenado.

2 RICA, Prenotanda 44 y 48, respectivamente.

3 Ibíd., 68-97.

4 “Se debe evitar [para los bautizados] la unción prebautismal, per se ordenada a la renuncia a Satanás y a la profesión de fe, la unción crismal, que indica la dignidad sacerdotal, profética y real del neobautizado y, obviamente, el rito del agua. Esto sería contrario no sólo a la verdad, sino gravemente ofensivo a la dignidad del sacramento. El Bautismo no se repite, pero se renueva continuamente con la profesión de fe, con la participación en los sacramentos y con la vida santa” (Cfr. Congregación para el Culto Divino, Notitiae [1973] 282).